Saltar al contenido

Frases románticas para enamorar una mujer hermosa

frases romanticas para una mujer

Conquistar a una chica no es una tarea fácil, especialmente si ya estás involucrado románticamente. Para tener éxito, necesitarás paciencia y un poco de coraje.

El coraje es una constante que debe estar siempre presente: siempre es mejor intentar y fracasar que quedarse en un lado y esperar lo mejor.

La comunicación (verbal y no verbal) es la base de las relaciones humanas y no hay nada que enloquezca más a una mujer que a un hombre que, además de apreciarla y encontrarla atractiva, sea capaz de sacar frases de amor para conquistar a una chica en el momento adecuado y utilizar el lenguaje correctamente.

Las palabras pueden ser como balas: un hombre que es realmente bueno en el dominio del lenguaje puede hacer que más mujeres se enamoren al mismo tiempo.

Las frases mas románticas para enamorar a una mujer hermosa

Sin embargo, si se trata de mujeres aventureras, recuerde que todas las frases de amor para ganar una chica mencionadas anteriormente no le llevarán a ninguna parte.

En su lugar, elógiela con cumplidos como «Nunca dejas de sorprenderme» o «Estoy deseando viajar por el mundo contigo»; y si quiere desequilibrarse un poco más, dígale «Quiero construir algo contigo, pero no hacemos planes y vivimos el día a día», porque hablar así a las mujeres sobre el hogar, la familia y los planes de futuro podría ser cualquier cosa menos constructivo.

De las 24 horas del día, 16 pienso en ti y las otras 8 sueño contigo.

No me preguntes por qué, pero mi mente se pasa el día hablando de ti.

Seré yo quien susurre tu nombre al oído, quien te arrope cada noche, quien te despierte cada mañana… yo seré tu ángel de la guarda.

Un día nos conocimos, en pocas semanas nos hicimos amigos, en unos meses nos enamoramos y no se tú, pero en mi vida podré olvidarte.

Cada vez que se cruzan nuestras miradas toco el cielo.

Yo solo tengo un sueño, una ruta hacia la felicidad, un motivo de alegría y tú, una persona a quien amar.

Rózame con tus suaves dedos, que la ternura se apodere de este momento. Tócame para hacerme sentir ese placer que solamente tú puedes conseguir.

Despierto pienso en ti, dormido sueño contigo.

Solo dime que me amarás, y me entregaré a tus brazos toda la eternidad.

Cuando un corazón elige a una persona, el resto da igual, y el mío te eligió a ti.

No te imaginas lo nervioso que me pongo cada vez que te acercas a mí.

Mi sangre, enamorada de ti, recorre todo mi cuerpo.

A las mujeres les gusta ser escuchadas y comprendidas. Que hablen largo y tendido y sean interlocutores discretos: abrumarlos con sus ideas no les permitirá expresarse, mientras que ser demasiado sumiso les hará comprender que no los está escuchando.

En este sentido, busque un contacto físico no demasiado intrusivo y exprese sus ideas, interrumpiéndolas durante el discurso con un simple «estoy de acuerdo» o mejor aún «aprecio su punto de vista». ¿Quieres cocinarlos? Sorpréndelos con frases como «Me haces ver las cosas de manera diferente a lo habitual» y «Descubro nuevas perspectivas al hablar contigo».